lunes, junio 09, 2014

La recriminación


Me voy con la recriminación
de la gente que has querido
menos intensamente que yo.
Su falta de tacto y su intención
por ponerme en entredicho
por hacer más ruido entre tú y yo,
van inversamente en proporción
a las veces que han mostrado
sentido común y compasión.

Se abre un signo de interrogación,
cuando paso por tu lado
y te abrazo sin darte otra opción.
Que sólo vine a decirte adiós.
Tus abismos y tu gente
me dan frío cuando hace calor.

Te vas con la recriminación
de la gente que me ha dicho
que no tienes consideración.
Cada cual que aporte su versión.
No renuncio por capricho.
Lo hago por cariño y sin rencor.

Me das pena en esta posición
tú crees que te dejo sola.
Lo que estoy haciendo es aún peor.
Tengo para ti una indicación:
guárdate de quien se afirme
guardián de tu propio corazón.

Me voy con la recriminación…


Maronda

No hay comentarios: