martes, mayo 27, 2014

Carta a Lucinio


Desde las tierras altas
ahora he venido
a parar en el llano
de polvo y ruido.
No sé quién me ha empujado
ni me ha traido.

Acuérdate Lucinio
este verano
cuando el pantano baje
de ir al collado
y en la tumba de madre
ponle un recado.

También piensa en Vicente
y en Indalecio,
que bajo tanta roca
quedaron yertos.
Por aquí veo a sus viudas
con sus aprietos.

Escúpele al pantano
y a quien lo hizo
que nos quitó la tierra
casa y panizo
y al fin tras tantas horas
nada tuvimos.

De todo lo que daban
nada nos dieron.
Trabajo pa(ra) los hombres
que aquí lo hicieron.
A todas horas ruido,
sofoco y miedo.

Algunas veces pienso
de ir al pantano
y cuando esté bien lleno
tirarme dentro
y hundirme a estar contigo
como hace tiempo.


José Antonio Labordeta

No hay comentarios: