martes, agosto 11, 2015

Sopla una brisa desnuda


Sopla una brisa desnuda
que riza el agua del río,
toscos los remos palpan
los senos mojados, fríos.
Se levantan torpes,
miran un instante el cielo
y besan el agua de nuevo.

Una blanca espuma va tras ellos.

Lentamente el sol se esconde
tras la mejilla del río.
Dos amantes en la orilla
se abrazan, ternura y delirio.
Los enamorados
se pierden entre la fronda.
Hay otra luz para ellos.

Cuando el sol se duerme se despiertan
las caricias de sus dedos.

Amancio Prada

Amancio Prada