miércoles, agosto 27, 2014

El muerto vivo




A mi amigo Blanco Herrera le pagaron su salario
y sin pensarlo dos veces salió para malgastarlo.
Una semana de juerga y perdió el conocimiento
como no volvió a su casa todos lo dieron por muerto.

Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no.
Estaba tomando cañas, oleré lelé.

Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no, chíviri, cu chíviri, chivirí.

Pero al cabo de unos días de haber desaparecido
encontraron uno muerto, un muerto muy parecido.
Le hicieron un gran velorio, le rezaron la novena,
le perdonaron sus deudas y lo enterraron con pena.

Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no.
Estaba tomando cañas, oleré lelé.

Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no, chíviri, cu chíviri, chivirí.

Pero un día se apareció lleno de vida y contento,
diciéndole a todo el mundo: ¡eh, se equivocaron de muerto!
El lío que se formó... Esto sí que es puro cuento.
Su mujer ya no lo quiere, no. No quiere vivir con muerto.

No estaba muerto, estaba de parranda.
No estaba muerto, estaba de parranda.

A mi amigo Blanco Herrera, le pagaron su salario.

No estaba muerto, estaba de parranda.

Su mujer ya no lo quiere, no quiere dormir con muerto.

Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no.
Y no estaba muerto no, no, chíviri, cu chíviri, chivirí.



Peret



In memorian

No hay comentarios: