martes, diciembre 31, 2013

Un año más


En la Puerta del Sol
como el año que fue
otra vez el champán y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.

Los petardos que borran sonidos de ayer
y acaloran el ánimo
para aceptar que ya, pasó uno más.

Y en el reloj de antaño
como de año en año
cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo
cinco minutos antes de la cuenta atrás.

Marineros, soldados, solteros, casados,
amantes, andantes y alguno que otro
cura despista(d)o.
Entre gritos y pitos los españolitos
enormes, bajitos, hacemos por una vez,
algo a la vez.

Y en el reloj de antaño
como de año en año
cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo
cinco minutos antes de la cuenta atrás.

Y aunque para las uvas hay algunos nuevos
a los que ya no están echaremos de menos
y a ver si espabilamos los que estamos vivos
y en el año que viene nos reímos.

1, 2, 3 y 4 y empieza otra vez
que la quinta es la una
y la sexta es la dos y así el siete es tres.

Y decimos adiós y pedimos a Dios
que en el año que viene,
a ver si en vez de un millón
pueden ser dos.

En la Puerta del Sol
como el año que fue
otra vez el champán y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.


Mecano

domingo, noviembre 24, 2013

Agua de la fuente


Ese canto neutro que en mi alma callada
es monotonía o es ruido o es nada,
canto de la fuente, en mi alma sonora
a veces sonríe y a veces sonllora.
Fuente que no dices que sí ni que no,
chorro de agua tú, chorro de alma yo,
de mi cantimplora tu voz ya es amiga,
quiero que hoy me cuentes lo que yo te diga.

Tú sigue manando así, a borbotones.,
calma en mis oídos mi sed de canciones,
muestra tus momentos de débil chorrillo
para que intercale algún chascarrillo,
que hay ratos en que uno se quiere saltar
el raro tormento que inflige un cantar,
te excita, te asusta y te zarandea,
¿hablando de qué? No tengo aún ni idea.

Tal vez de la luna de agosto en la playa,
tal vez de unos niños saltando una valla,
tal vez de la lluvia, tal vez de las flores,
tal vez de indignados o de indignadores,
tal vez de la mugre que hay bajo el altar,
tal vez de un violín y un lobo de mar,
tal vez del expolio del hombre y la tierra,
tal vez de las ruinas del tiempo y la guerra,
tal vez de recuerdos de antiguos amores
con sus arrumacos y sus sinsabores,
tal vez de la selva, tal vez del desierto,
tal vez de campanas que tocan a muerto
y doblan por mí, eso ya lo sé,
incluso triplican con muy mala fe
pero aún sigo el curso del día tras día
y de los delirios de la anatomía.

Y, en esto, una chica probando que aún vivo
puso ante mis ojos su rubio atractivo
clara la sonrisa, sagaz la mirada
me tiró tres besos, como enamorada,
y me dijo: prenda, ¿qué haces por aquí?
Yo le dije: prenda, pues pensar en ti.
Su mano en la mía, por la vieja senda
de los picos pardos, me fui con mi prenda.
Gracias buen pinar, bosque complaciente
que además das setas y agua de la fuente.



Javier Krahe

lunes, febrero 04, 2013

Ojos de gata




Fue en un pueblo con mar
una noche después de un concierto
tú reinabas detrás
de la barra del único bar que vimos abierto.

Cántame una canción al oído
te sirvo y no pagas
sólo canto si tú me demuestras
que es verde la luz de tus ojos de gata.

Loco porque me diera
la llave de su dormitorio
esa noche canté
al piano del amanecer todo mi repertorio.

Con el "Quiero beber"
el alcohol me acunó entre sus mantas
y soñé con sus ojos de gata
pero no recordé que de mí algo esperaba.

Desperté con resaca y busqué
pero allí ya no estaba
me dijeron que se mosqueó
porque me emborraché y la usé como almohada.

Comentó por ahí
que yo era un chaval ordinario
pero cómo explicar
que me vuelvo vulgar
al bajarme de cada escenario.

Pero cómo explicar
que me vuelvo vulgar
al bajarme de cada escenario.


Enrique Urquijo


Miguel Ríos


Ver la curiosa historia de esta canción

domingo, enero 13, 2013

Como el agua en una acequia


Como el agua en una acequia,
tu canto era de esperanza,
como el agua en una acequia,
siempre te recordaremos,
José Antonio Labordeta.

Chema Puente