jueves, abril 30, 2009

Amores




Amores se van marchando
como las olas del mar,
amores los tienen todos
pero quién los sabe cuidar.

El amor es una barca
con dos remos en el mar,
un remo aprietan mis manos
el otro lo mueve el azar.

Quién no escribió un poema
huyendo de la soledad,
quién a los quince años
no dejó su cuerpo abrazar,

y quién cuando la vida se apaga
y las manos tiemblan ya,
quién no buscó ese recuerdo
de una barca naufragar.

Amores se vuelven viejos
antes de empezar a amar,
porque el amor es un niño
que hay que enseñar a andar.

El amor es como tierra
que hay que arar y sembrar,
míralo al caer la tarde
que no lo vengan a pisar.


Mari Trini (Programa de Discópolis de RNE-Radio 3 en homenaje).


(In memoriam)

miércoles, abril 29, 2009

Alevosía




Más que amor, lo que siento por ti.
es el mal del animal,
no la terquedad del jabalí,
ni la furia del chacal...
Es el alma que se encela
con instinto criminal,
es amar, hasta que duela,
como un golpe de puñal...
ay, amor, ay, dolor...
Yo te quiero con alevosía...

Necesito confundir tu piel
con el frío del metal,
0 tal vez con el destello cruel
de un fragmento de cristal...
Quiero que tus sentimientos
sean puro mineral,
polvo de cometa al viento
del espacio sideral...
ay, amor, ay, dolor...
yo te quiero con alevosía...

Nada envidio a la voracidad
de tu amante más letal,
ella espera tu fatalidad,
yo pretendo lo inmortal,
el espíritu que habita
tu belleza más carnal,
esa luz que resucita
el pecado original...
ay, amor, ay, dolor. .
yo te quiero con alevosía...


Luis Eduardo Aute

lunes, abril 27, 2009

Resumiendo




Resumiendo, que tengo un cajón de la firma Pandora,
treinta y siete chansons, c’est a dire, una y media por hora,
sin contar los sonetos, las coplas, los epistolarios,
los tinteros borrachos de tinta que ordeño a diario.
Nos tocaba crecer y crecimos, vaya si crecimos,
cada vez con más dudas, más viejos, más sabios, más primos,
pero todo se acaba, ya es hora de decirte ciao,
me ha citado la luna en Corrientes esquina Callao.
Resumiendo,
sabes dónde estoy,
resumiendo,
si me llamas voy,
resumiendo,
no me hagas hablar.
Resumiendo, esto no es un arreglo floral por tu santo,
solo sombras que en noches de insomnio me alfombran el canto,
sobre nuestras cabezas silbaban calumnias, payolas,
mano a mano las fuimos driblando a puertita gayola.
Hace siglos que quiero enviarte palomas de humo,
antes de que carcoma el invierno la culpa que asumo,
ten a bien recibir de mi parte un abrazo de amigo,
cuando estalle la guerra estaré en la trinchera contigo.
Resumiendo,
sin voto y sin voz,
resumiendo,
que se pasa el arroz,
resumiendo,
dos bises y amén.
Resumiendo que tengo un cajón de la firma Pandora…
Resumiendo,
que te tengo ley,
resumiendo,
y nos dieron las seis,
resumiendo,
sin exagerar.
Una noche te vimos con Tola bajar la escalera,
yo rompía una copa y Javier destrozaba la hoguera.
Resumiendo,
Que me grita el escenario ven,
resumiendo,
pido un empujón, no te das cuen,
resumiendo,
que vomito con la televisión,
resumiendo,
me hace falta un polvo un buen rock and roll,
resumiendo,
nos veremos cuando se ponga el sol…


Joaquín Sabina

viernes, abril 24, 2009

Marieta


Y yo que fui a rondarle
la otra noche a Marieta
la bella, la traidora
había ido a escuchar a Alfredo Krahus.
Y yo con mi canción
como un gilipollas, madre.
Y yo con mi canción
como un gilipollas.

Y entré con el salero
al comedor de Marieta
la bella, la traidora
ya estaba acabando el flan.
Y yo allí con la sal
como un gilipollas, madre.
Y yo allí con la sal
como un gilipollas.

Y cuando por su santo
le compré una bicicleta
la bella, la traidora
ya se había agenciado un Rolls.
Pegado al manillar
hice el gilipollas, madre.
Pegado al manillar
hice el gilipollas.

Y le llevé una orquídea
a nuestra cita en la Glorieta
la bella se besaba con un chulo
y apoyada en un farol.
Y yo allí con mi flor
como un gilipollas, madre.
Y yo allí con mi flor
como un gilipollas.

Y cuando ya por fin
fui a degollar a Marieta
la bella, la traidora
de un soponcio
se me había muerto ya.
Y yo con mi puñal
como un gilipollas, madre.
Y yo con mi puñal
como un gilipollas.

Y lúgubre corrí
al funeral de Marieta.
A la bella, la traidora
le dio por resucitar.
Y yo con mi corona
hice el gilipollas, madre.
Y yo con mi corona
hice el gilipollas.


Javier Krahe

jueves, abril 23, 2009

La canción más hermosa del mundo




Yo tenía un botón sin ojal, un gusano de seda,
medio par de zapatos de clown y un alma en almoneda,
una hispano olivetti con caries, un tren con retraso,
un carné del Atleti, una cara de culo de vaso,

un colegio de pago, un compás, una mesa camilla,
una nuez, o bocado de Adán, menos una costilla,
una bici diabética, un cúmulo, un cirro, un strato,
un camello del rey Baltasar, una gata sin gato,

mi Annie Hall, mi Gioconda, mi Wendy, las damas primero,
mi Cantinflas, mi Bola de Nieve, mis tres Mosqueteros,
mi Tintín, mi yo-yo, mi azulete, mi siete de copas,
el zaguán donde te desnudé sin quitarte la ropa.

Mi escondite, mi clave de sol, mi reloj de pulsera,
una lámpara de Alí Babá dentro de una chistera,
no sabía que la primavera duraba un segundo,
yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.

Les presento a mi abuelo bastardo, a mi esposa soltera,
al padrino que me apadrinó en la legión extranjera,
a mi hermano gemelo, patrón de la merca ambulante,
a Simbad el marino que tuvo un sobrino cantante,

al putón de mi prima Carlota y su perro salchicha,
a mi chupa de cota de mallas contra la desdicha,
mariposas que cazan en sueños los niños con granos
cuando sueñan que abrazan a Venus de Milo sin manos.

Me libré de los tontos por ciento, del cuento del bisnes,
dando clases en una academia de cantos de cisne,
con Simón de Cirene hice un tour por el monte Calvario,
¿qué harías tú si Adelita se fuera con un comisario?

Frente al cabo de poca esperanza arrié mi bandera,
si me pierdo de vista esperadme en la lista de espera,
heredé una botella de ron de un clochard moribundo,
olvidé la lección a la vuelta de un coma profundo.

Nunca pude cantar de un tirón
la canción de las babas del mar, del relámpago en vena,
de las lágrimas para llorar cuando valga la pena,
de la página encinta en el vientre de un bloc trotamundos,
de la gota de tinta en el himno de los iracundos.

Yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.


Joaquín Sabina

No me importa nada


Tú juegas a quererme,
yo juego a que te creas que te quiero.
Buscando una coartada,
me das una pasión que yo no espero.
Y no me importa nada.

Tú juega a engañarme,
yo juego a que te creas que te creo.
Eschucho tus bobadas
acerca del amor y del deseo.
Y no me importa nada, nada,

que rías o que sueñes
que digas o que hagas.
Y no me importa nada
por mucho que me empeñe.
Estoy jugando y no me importa nada.

Tú juegas a tenerme,
yo juego a que te creas que me tienes.
Serena y confiada
invento las palabras que te hieren.
Y no me importa nada.

Tú juegas a olvidarme,
yo juego a que te creas que me importa.
Conozco la jugada
sé manejarme en las distancias cortas.
Y no me importa nada, nada,

que rías o que sueñes,
que digas o que hagas.
Y no me importa nada
por mucho que me empeñe,
que digas o que hagas.
Y no me importa nada.

Y no me importa nada
que rías o que sueñes,
que digas o que hagas.

Y no me importa nada
que tomes o que dejes,
que vengas o que vayas.

Y no me importa nada
que subas o que bajes,
que entres o que salgas.
Y no me importa nada.



Luz Casal

Piensa en mí




Si tienes un hondo penar, piensa en mí…
Si tienes ganas de llorar, piensa en mí...
Ya ves que venero tu imagen divina,
tu párvula boca que siendo tan niña
me enseñó a pecar.

Piensa en mí cuando sufras, cuando llores,
también piensa en mí, cuando quieras
quitarme la vida, no la quiero para nada,
para nada me sirve sin ti.

Piensa en mí cuando sufras, cuando llores,
también piensa en mí, cuando quieras
quitarme la vida, no la quiero para nada,
para nada me sirve sin ti.

Piensa en mí cuando sufras, cuando llores,
también piensa en mí, cuando quieras
quitarme la vida, no la quiero para nada,
para nada me sirve sin ti.

Pedro Guerra

Sólo pienso en ti




Ella fue a nacer,
en una fría sala de hospital.
Cuando vio la luz,
su frente se quebró como el cristal.
Porque entre los dedos a su padre
como un pez se le escurrió.
Hace un mes cumplió los veintiséis.
Sólo pienso en ti

Hey, sólo pienso en ti.
Juntos de la mano
se les ve por el jardín,
no puede haber nadie en este mundo tan feliz.
Hey, sólo pienso en ti

El nació de pie
le fueron a parir entre algodón.
Su padre pensó
que aquello era un castigo del señor.
Le buscó un lugar para olvidarlo
y siendo niño lo internó.
Pronto cumplirá los treinta y tres.
Sólo pienso en ti

Hey, sólo pienso en ti...

En el comedor
se sientan separados a comer.
Si se miran bien
les corren mil hormigas por los pies.
Ella le regala alguna flor
y él le dibuja en un papel
algo parecido a un corazón.
Sólo pienso en ti

Hey, sólo pienso en ti...


Víctor Manuel y Pablo Milanés