domingo, enero 07, 2007

Para vivir




Muchas veces te dije que antes de hacerlo
había que pensarlo muy bien,
que a esta unión de nosotros
le hacía falta carne y deseo también.

Que no bastaba que me entendieras
y que murieras por mí,
que no bastaba que en mi fracaso
yo me refugiara en ti.

Y ahora ya ves lo que pasó
al fin nació, al pasar de los años,
el tremendo cansancio que provoco ya en ti,
y aunque es penoso lo tienes que decir.

Por mi parte esperaba
que un día el tiempo se hiciera cargo del fin,
si así no hubiera sido
yo habría seguido jugando a hacerte feliz.

Y aunque el llanto es amargo piensa en los años
que tienes para vivir,
que mi dolor no es menos y lo peor
es que ya no puedo sentir.

Y ahora tratar de conquistar
con vano afán este tiempo perdido
que nos deja vencidos sin poder conocer
eso que llaman amor,
para vivir.
Para vivir.


Pablo Milanés y Amaya Uranga

sábado, enero 06, 2007

El breve espacio en que no estás




Todavía quedan restos de humedad,
sus olores llenan ya mi soledad,
en la cama su silueta
se dibuja cual promesa
de llenar el breve espacio
en que no está...

Todavía yo no sé si volverá,
nadie sabe, al día siguiente, lo que hará.
Rompe todos mis esquemas,
no confiesa ni una pena,
no me pide nada a cambio de lo que da.

Suele ser violenta y tierna,
no habla de uniones eternas,
mas se entrega cual si hubiera
sólo un día para amar.
No comparte una reunión,
mas le gusta la canción
que comprometa su pensar.

Todavía no pregunté «¿te quedarás?».
Temo mucho a la respuesta de un «jamás».
La prefiero compartida
antes que vaciar mi vida,
no es perfecta, mas se acerca
a lo que yo simplemente soñé...

Suele ser violenta y tierna,
no habla de uniones eternas,
mas se entrega cual si hubiera
sólo un día para amar.
No comparte una reunión,
mas le gusta la canción
que comprometa su pensar.


Pablo Milanés y Silvio Rodríguez


Pablo Milanés y Víctor Manuel

miércoles, enero 03, 2007

La senda del tiempo




A veces llega un momento en que
te haces viejo de repente
sin arrugas en la frente,
pero con ganas de morir.
Paseando por las calles,
todo tiene igual color,
siento que algo echo en falta
no sé si será el amor.

Me despierto por las noches,
entre una gran confusión.
Esta gran melancolía
está acabando conmigo,
siento que me vuelvo loco
y me sumerjo en el alcohol.
Las estrellas por la noche
han perdido su esplendor.

He buscado en los desiertos
de la tierra del dolor,
y no he hallado más respuesta,
que espejismos de ilusión.
He hablado con las montañas
de la desesperación
y su respuesta era sólo
el eco sordo de mi voz.


Celtas Cortos

Tómame o déjame




Tómame o déjame
pero no me pidas que te crea más
cuando llegas tarde a casa
no tienes porque inventar
pues tu ropa huele a leña de otro hogar.

Tómame o déjame
si no estoy despierta, déjame soñar
no me beses en la frente
sabes que te oí llegar
y tu beso sabe a culpabilidad.

Tú me admiras porque callo y miro al cielo
porque no me ves llorar
y te sientes cada día más pequeño
y esquivas mi mirada en tu mirar.

Tómame o déjame
ni te espío ni te quito libertad
pero si dejas el nido
si me vas a abandonar
házlo antes de que empiece a clarear.

Tómame o déjame
y si vuelves trae contigo la verdad
trae erguida la mirada
trae contigo mi rival
si es mejor que yo, podré entonces llorar.


Mocedades

Déjame




Déjame, no juegues más conmigo,
esta vez, en serio te lo digo
tuviste una oportunidad,
y la dejaste escapar.

Déjame, no vuelvas a mi lado,
una vez, estuve equivocado,
pero ahora todo eso pasó,
no queda nada de ese amor.

No hay nada que ahora ya,
puedas hacer
porque a tu lado yo,
no volveré, no volveré.

Déjame, ya no tiene sentido,
es mejor que sigas tu camino,
que yo el mío seguiré,
por eso ahora déjame.

No hay nada que ahora ya,
puedas hacer
porque a tu lado yo,
no volveré, no volveré.

Déjame, ya no tiene sentido,
es mejor que sigas tu camino,
que yo el mío seguiré,
por eso ahora déjame.

Tuviste una oportunidad
y la dejaste escapar.


Los Secretos

lunes, enero 01, 2007

20 de abril




20 de abril del 90
hola chata, ¿cómo estás?
¿Te sorprende que te escriba?
Tanto tiempo es normal.

Pues es que estaba aquí solo
me había puesto a recordar
me entró la melancolía
y te tenia que hablar.

¿Recuerdas aquella noche
en la cabaña del Turmo?
Las risas que nos hacíamos
antes todos juntos
hoy no queda casi nadie de los de antes
y los que hay han cambiado,
han cambiado, ¡sí!

Pero bueno, ¿tú qué tal?, di
lo mismo hasta tienes críos
¿Qué tal te va con el tío ése?
espero sea divertido.

Yo la verdad, como siempre
sigo currando en lo mismo
la música no me cansa
pero me encuentro vacío.

Bueno pues ya me despido
si te mola me contestas,
espero que mis palabras,
desordenen tu conciencia.

Pues nada chica, lo dicho
hasta pronto si nos vemos
yo sigo con mis canciones
y tú sigue con tus sueños.


Celtas Cortos



Explotación didáctica (María Teresa García)

Eres tú




Como una promesa, eres tú, eres tú.
Como una mañana de verano.
Como una sonrisa, eres tú, eres tú.
Así, así, eres tú.

Toda mi esperanza, eres tú, eres tú.
Como lluvia fresca en mis manos
como fuerte brisa, eres tú, eres tú.
Así, así, eres tú.

Eres tú como el agua de mi fuente (algo así eres tú)
Eres tú el fuego de mi hogar
Eres tú como el fuego de mi hoguera
Eres tú el trigo de mi pan.

Como mi poema, eres tú, eres tú.
Como una guitarra en la noche,
todo mi horizonte eres tú, eres tú.
Así, así, eres tú.

Eres tú como el agua de mi fuente (algo así eres tú)
Eres tú el fuego de mi hogar
Eres tú como el fuego de mi hoguera
Eres tú el trigo de mi pan.

Eres tú...


Mocedades

La Puerta de Alcalá




Acompaño a mi sombra por la avenida,
mis pasos se pierden entre tanta gente,
busco una puerta, una salida
donde convivan pasado y presente...

De pronto me paro, alguien me observa,
levanto la vista y me encuentro con ella.
Y ahí está, ahí está, ahí está, ahí está
viendo pasar el tiempo la Puerta de Alcalá.

Una mañana fría llegó Carlos III con aire insigne
se quitó el sombrero muy lentamente
bajó de su caballo con voz profunda
le dijo a su lacayo: ahí está la Puerta de Alcalá.
Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
la Puerta de Alcalá.

Lanceros con casaca, monarcas de otras tierras,
fanfarrones que llegan inventando la guerra,
milicias que resisten bajo el "no pasarán".
El sueño eterno como viene se va
y ahí está, ahí está la Puerta de Alcalá.
Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
la Puerta de Alcalá.

Todos los tiranos se abrazan como hermanos,
exhibiendo a las gentes sus calvas indecentes,
manadas de mangantes, doscientos estudiantes
inician la revuelta son los años sesenta
y ahí está, ahí está la Puerta de Alcalá.
Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
la Puerta de Alcalá.

Un travestí perdido, un guardia pendenciero,
pelos colorados, chinchetas en los cueros,
rockeros insurgentes, modernos complacientes,
poetas y colgados, ¡aires de libertad!
Y ahí está la Puerta de Alcalá.
Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
la Puerta de Alcalá.

La miro de frente y me pierdo en sus ojos,
sus arcos me vigilan, su sombra me acompaña,
no intento esconderme, nadie la engaña,
toda la vida pasa por su mirada.
Mírala, mírala, mírala, mírala, mírala
la Puerta de Alcalá.

Mírala, mírala, mírala, mírala,
la Puerta de Alcalá.


Víctor Manuel y Ana Belén